lunes, 16 de abril de 2012

La lactancia materna frente a las mamás modernas


Cuando un hogar se ve bendecido con la llegada de un bebé,  a la par de los sentimientos de alegría, existe la natural preocupación y temor natural de los padres por saber si están haciendo las cosas de manera adecuada,  sobre todo, en lo que respecta a los cuidados esenciales de su pequeño, siendo la alimentación uno de ellos. Todos los cuidados que un recién nacido precisa son importantes y, como madres, debemos estar atentas a ello.
Entre todos estos cuidados, el de mayor preocupación para toda madre constituye la alimentación de su bebé, y, en él, la leche  materna juega un papel preponderante, ya que representa el mejor alimento para el recién nacido hasta los 6 meses. Felizmente hoy las madres somos totalmente conscientes de su importancia, por lo que se viene acentuando de manera positiva la lactancia materna exclusiva, a pesar de la vida moderna.
Lo recomendado es el amamantamiento exclusivo durante los primeros 6 meses, acompañándolo luego con alimentos sólidos,  hasta los 2 años. Cuanto más tiempo se amamanta al bebé, mayores serán los beneficios para su salud, como para la de su madre.
¿Cómo conservar la leche?
  • Lávese las manos antes de manipular la leche o extraerla.
  • Use recipientes bien aseados  y esterilizados para la extracción.
  • Puede usar bolsas plásticas con cierre o envases estériles para guardar la leche extraída.
  • Mantenga la cadena de frío por el mayor tiempo posible (llevarla a refrigerar)
  • De al bebé leche fresca (no congelada), siempre que sea posible.
  • Guarde la leche en pequeñas cantidades (50-100cc), para poder descongelar sólo lo que el niño necesite en cada toma.
  • Etiquete los recipientes de leche con la fecha de la extracción para descongelar, siempre, la leche más antigua.
  • Una vez descongelada la leche, remuévala para homogenizarla.
  • Puede mezclar leche extraída en el momento para completar una toma antes de dársela al bebé o para completar una medida antes de congelarla.
¿Cómo transporto la leche?
  • Se recomienda transportar la leche en un bolso térmico con bolsas o planchas de hielo en el interior. Si se encuentra en el trabajo, lo recomendable es conservar la leche en el refrigerador hasta el regreso a casa.
¿Cómo descongelo y caliento la leche?
  • Lo más recomendable es descongelar la leche, paulatinamente, dentro del refrigerador.
  • También es recomendable colocarla directamente de la congeladora al calentador de biberones.
  • Hay que evitar calentarla en el microondas, ya que  el calentamiento puede no ser uniforme y podría quemar al bebé al momento de tomarla.
¿Por qué debemos ser tan cuidadosos con la higiene?
Durante los primeros 6 meses de vida, el bebé no tiene aún las defensas necesarias para combatir algunos gérmenes que, para los adultos, son inofensivos. Por ello, es de vital importancia mantener una higiene adecuada en los implementos de alimentación del bebépara no exponerlo bruscamente a una gran carga de bacterias que podrían generarle enfermedades.
Así, los procesos de extracción, almacenamiento y calentamiento de la leche materna ? cuando ésta ya no  es recibida directamente del pecho -deben ser realizados con la mayor pulcritud porque, de lo contrario, podría afectar una de sus principales características benéficas: la esterilidad.
De no esterilizar correctamente los utensilios de alimentación - extractores de leche, pezoneras, biberones, cucharas, vasos, entre otros -, las posibilidades de obtener infecciones gastrointestinales, faringitis, laringitis e, incluso, afecciones bucales, podrían provocar severos daños en la salud del bebé.
¿Cómo esterilizamos correctamente los utensilios de alimentación de nuestro bebé?
Para lograr una óptima esterilización, tengamos en cuenta  algunas recomendaciones:
  • Lavarse bien las manos, con agua y jabón, considerando en especial la higiene de las uñas. Luego se debe hacer lo mismo con los productos a esterilizar para, recién, proceder con el proceso en sí.  
  • Puede elegir hervir los utensilios en una olla grande, con abundante agua, entre 5 y 10 minutos, prestando atención a que nada se queme. Los productos deben quedar flotando y no tocar los bordes de la olla. Tras ello, se retiran con una pinza y se dejan reposar sobre papel toalla o un paño bien limpio, siempre cubiertos para evitar que se contaminen.
  • Una nueva alternativa es esterilizar a través de un equipo especialmente diseñado para ello, como lo es el Baby Centro de Nutrición Oster, que utiliza el vapor para tal propósito, evitando el riesgo de quemar los utensilios, con procesos de manejo automáticos, que mantendrán la esterilidad de los mismos hasta el momento en el que vayan a ser utilizados.
Como madres modernas, lo que necesitamos ahora es menos trabajo, más diversión para el cuidado de nuestros bebés, lo que sólo se consigue con el mejor aliado para la alimentación de nuestros pequeños: el Baby Centro de Nutrición Oster. Para mayor información, visite: www.osterbaby.com

Dra. Ana Paola Arrús Ackerman
Médico Pediatra  - Asesora del Baby Centro de Nutrición Oster

No hay comentarios:

Publicar un comentario