viernes, 26 de septiembre de 2014

Canción El Chikunguya para niños

Una canción para hablar del Chikunguya a nuestros niños escrita por mi gran amigo Don Pio Lara.





El Chikungunya
( Con la música de Arroz con Coco)
En este día
Les vengo a contar
De algo que pasa
Pero hay que evitar
Hablo de un zancudo
Que pica y se va
Y luego a los días 
Te pone muy mal
Te duele aquí
Te duele allá
Se hace difícil
Hasta el respirar
Chikungunya dicen
Que es lo que te da
Te lanza en la cama
Con fiebre y demás
Con esos dolores
Que te van a dar
Seguro que lloras
Y gritas. ¡Mamá!
Me duele aquí
Me duele allá
Me duele reírme
También caminar
Por eso es que vengo
A pedir tú ayuda
Y evitar que crezca
El tal Chikungunya
Elimina criaderos
De cualquier recipiente
Y protege tu cuerpo
Usando repelente
Te salvas tú
Me salvo yo
Y el cuento del zancudo
Ahí se terminó
Don Pío Lara

martes, 23 de septiembre de 2014

Obra Teatral La Gran Resistencia Indígena

Obra Teatral La Gran Resistencia Indígena
*Colaboración de Barbie Sánchez 

Narrador: Cristóbal Colón, famoso navegante genovés, negocio con la Reina Isabel una gran Expedición, a bordo de Tres medianas embarcaciones: La Pinta, La Niña y la Santa María, con una gran cantidad de hombres, algunos presos que su ambición los llevo a vivir esta aventura.
Entra un Marinero mirando hacia el horizonte a través de un Largavista.
Rodrigo de Triana: !Hombre son las 3 de la mañana y hace rato que estoy viendo una lucecita a la distancia. Me da la impresión que hoy tendremos buena noticias!.
Se va acercando lentamente.
Rodrígo ¡Triana: Tierra, Tierra, Tierra! Acercaos, Venid todos, estamos salvados, Ved, la tierra de gracia.
Colón: ¡Bendito sea Dios, al fin terminara nuestra aventura y desdicha.
Marinero I: ¡Levantad las velas y acercaos lentamente,
Colón: ¡Tened cuidado al desembarcar, pues no sabéis que os vais a encontrar en estos territorios desconocidos.
Narrador: Al desembarcar en la Isla de Huanani, miraron a su alrededor y vieron aquellos hermosos y pintorescos aisajes, aguas cristalinas y puras, frutas exóticas, guacamayas , perlas de mar y una gran cantidad de Indígenas, que asustados de ver aquellas grandes embarcaciones y armas se pusieron atentos ante aquellas terrible invasión. Llegaron a pensar que se trataba de grandes demonios.

Colon: !Traed, la Cruz y el Escudo del Reino de Castilla y decreta que desde hoy este sera Territorio anexado de la Madre Patria España!.
Marinero I ¡ Como oz mande Almirante!, 
Narrador: Los Invasores se instalación desmantelaron y cargaron con todas las riquezas que habían encontrado a su paso. Hubo férreas batallas con los Aborígenes hasta que los sometieron.
En el Tercer Viaje Colon, pisa tierra Venezolana y se encuentra con gran cantidad de Indígenas. A esta Tierra le llamo: Pequeña Venecia.
Narrador: Una vez sometidos los primeros pobladores de nuestra tierra venezolana se fue tornando un ambiente fraterno entre los invasores y los nativos:
Colón: ¡Hemos visto grandes riquezas y tesoros en esta hermosa tierra, oro puro, que es lo que interesa a nuestra Reina, busca la forma más sencilla y prudente de quitarle sus perlas!.
Marinero: ¡Eso es muy fácil señor, vamos a enamorar a estas mujeres, hombres y niñas con espejos, carteras, bisutería, adornos, cosas que nunca han visto y que con su inocencia e ignorancia, les vamos q quitar sus tesoros…ja,ja,ja….!
Intendente: ¡Excelente, amigo mío, hagamos la prueba a ver si funciona!.
Escribano:!Que es lo que no funciona con nuestra astucia estos son seres de otro mundo que todavía no conocen ni siquiera lo que tienen…!
En este momento se oye un toque de tambores y un grito de guerra:
Guaicaipuro:!Fuera de aquí, Colón o invasor respeten nuestra raza, nuestra tierra y nuestra riqueza!!.
Narrador: Fue la voz autoritaria de Guaicaipuro el gran Cacique, que lucho hasta la muerte para expulsar al Imperio Español y con Arichuna, Jirafara, Mara y otros grandes caciques de nuestra tierra reivindicaron “La Gran Resistencia Indígena”.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Poemas para el regreso a clases

Regreso a la escuela

©Andrés Díaz Marrero

¡Qué contento me siento al regreso!,
donde amigos felices me esperan:
compañeros del aula y maestros,
cuando vuelvo otra vez a mi escuela.

Atrás quedan dichosos recuerdos,
vacaciones de andanzas y fiestas.
Ahora vuelvo a los libros, sediento
de querer aprender lo que encierran.

En la escuela se goza y se aprende
y en los libros está la riqueza
con que nutre el maestro mi mente,
con afecto, bondad y nobleza.