miércoles, 4 de abril de 2012

De Educación Preescolar a Educación Inicial


El término “Educación Preescolar”, como etapa previa para la educación básica, no refleja de manera amplia y adecuada la verdadera esencia de este nivel ya que el mismo solo tiene una connotación de escolarización. Es por esta  razón que la misma se denomina Educación Inicial dando así cabida a una concepción que la caracteriza como una etapa de atención al niño y a la niña, que abarca desde la gestación hasta los seis años, con la participación de la familia y la comunidad, así como el uso de estrategias convencionales destinadas a brindar dicha atención.
El programa de Educación Inicial se planifica y ejecuta basándose en ejes de crecimiento que persiguen el desarrollo integral del individuo considerando principalmente el proceso biopsicosocial en forma funcional. “El desarrollo social y profesional de una persona, su consciente emocional o su inteligencia emocional son mas importantes que su innato consiente intelectual” (Coleman 1995).
En este sentido es importante resalta que el desarrollo emocional del niño comprende un conjuntos de interacciones genéticas y ambientales que definen el comportamiento psíquico del individuo.
El entorno escolar constituye un agente favorecedor de expresión de sentimientos y emociones, en el que el docente como mediador debe ser propiciador de actitudes emocionales, es decir, reconocer sentimientos propios y ajenos y manejar bien las emociones considerando que la inteligencia emocional se define según Colleman (1995) como:
La forma de estructurar con un mundo que tiene mayor en cuenta los sentimientos y engloba habilidades como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación , el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental, rasgos de carácter como la autodisciplina , la compasión, o el altruismo, le resultan indispensables para una efectiva y creativa adaptación social.
Sin embargo las estrategias con las cuales han contado las docentes para solventar las necesidades humanas siempre han sido basadas en la observación total del ser humano y de su entorno esto individualmente obliga a quienes están comprometidos con la búsqueda del bienestar social a revisar diferentes enfoques que le permitan estudiar, desde varias perspectiva al hombre, y a su vez, proporcionarle alternativas de solución que signifiquen el inicio de proceso de transformación que implique un crecimiento personal manteniendo al ser humano en equilibrio.
En este sentido, si el docente  desempeña su labor fundamentándola en principios de aprendizajes bien establecidos podrá racionalmente elegir nuevas técnicas de enseñanza y mejora la efectividad de su labor. En el sistema educativo venezolano, la formación de los niños y niñas enfoca su desarrollo principalmente en aspectos cognitivos, físicos, emocionales, sociales y motrices, dando mas peso al perfil del egreso del alumno que las estrategias para activar tales aspectos.
(Ausubel 1998) Conceptualiza el aprendizaje significativo como “El  proceso mediante el cual un sujeto incorpora en su estructura cognoscitiva nuevos conceptos, principios y circunstancia en función de su experiencia previa con la cual se hace potencialmente significativo. Es de hacer notar que la relación que se establece entre Inteligencia Emocional y Aprendizaje Significativo es relevante y el docente debe generar estrategias que fortalezcan esta relación en búsqueda de enriquecer el area cognoscitiva y social, partiendo del hecho de que el  individuo es un ser biológico y socialmente funcional, se entiende que este posee caracteres intelectuales, emocionales y conductuales específicos que se desarrollan de acuerdo a la motivación  que este reciba.

1 comentario:

  1. holaa!me gusto tu pagina. soy estudiante de nivel inicial,de sta cruz,me parcecio de muchisima utilidad!

    ResponderEliminar