sábado, 8 de septiembre de 2012

RECETAS PARA NIÑOS ·"BUHOS DE OREO"

BUHOS DE GALLETAS OREO

Ingredientes

Un paquete de galletas Oreo doble crema,

Lentejas de chocolate de colores (DANDI / MYM)
Lentejas de chocolate negro para los ojos
1/2 tableta de chocolate con leche

Preparación

Separar las capas de las galletas con muchísimo cuidado, procurando que la crema nos quede intacta.
Usar como base del búho una capa de la galleta sin crema, poniendo hacia arriba la cara que esté manchada con restos de crema. Cubrir con un poco de chocolate negro derretido a baño María .
Sobre ella poner las dos caras con la crema, con una gotita de chocolate, pegar unas lentejas de chocolate negro para formar el iris de los ojos.
Para formar las cejas usar una galleta sin la crema y cortarla por la mitad y pegarla en la cabeza del búho .
Para hacer los picos utilizar lacasitos de colores.
Terminar con un poquito de chocolate con leche fundido para hacer el plumaje .
Dejar que el chocolate se solidifique y ya tendremos nuestros búhos listos .

RECETAS PARA NIÑOS "BUHOS DE HUEVO"

BUHOS DE HUEVO
Ingredientes

5 huevos,
1 lata de atún,

mayonesa,
aceitunas rellenas de pimiento rojo y un poquito de zanahoria.

Preparación

Cocer los huevos en agua hirviendo. Si se remueven de vez en cuando conseguirás que la yema se quede en el centro. cuando estén cocidos los pueden meter en agua fría para pode pelarlos enseguida.
Una vez pelados hay que cortar una fina capa de la parte más ancha del huevo para que se puedan poner de pie. Asimismo con un cuchillo hay que cortar la parte superior del huevo en zig zag para poder abrirlo y hacer la cabeza de nuestros búhos.
Sacar las yemas con mucho cuidado sin romper las claras, y las aplastarlas en un plato con la ayuda de un tenedor, luego mezclar con el atún, la mayonesa y rellenar huevos hasta rebosar.
Una vez rellenos le ponemos la parte superior del huevo pero no lo cerramos del todo. Ahora ya sólo falta decorarlo.
Para hacer las patas del búho hacemos unas patitas con una fina loncha de zanahoria y cortándolos en forma de picos. Asimismo partir dos rodajas de aceitunas para ponerle los ojos a cada animalito, luego los terminaremos con un poquito de pimiento en el interior de las aceitunas. Para el pico utilizar otro trocito de pimiento o dos triángulos de zanahoria.

CUENTANOS TU HISTORIA

Los maestros tienen muchas anécdotas, historias y experiencias de la docencia muy valiosas para compartir. Son historias que han quedado grabadas en sus memorias y continúan allí a pesar del tiempo transcurrido.

Todos los profesores tienen más de alguna anécdota que contar, algunas de ellas curiosas o extrañas, duras, bochornosa o simpáticas, que pueden haberles ocurrido a sus alumnos o a ellosdurante sus años de servicio en la docencia.

Es por eso que hemos creado este espacio que recoge todo tipo de anécdotas y experiencias relacionadas con docentes y alumnos.  Compartela con nuestra comunidad enviandola a maestraerikavalecillo@gmail.com  serán publicadas en nuestra página y blog.

EL PRIMER DÍA DE CLASES PARA LOS DOCENTES

El primer día del nuevo año escolar es crítico para los maestros, sin embargo, con una planificación cuidadosa, causará una buena primera impresión y estará preparado para manejar situaciones inesperadas.

A continuación se presentan algunos consejos para la planificación del primer día de escuela.

• Dé la bienvenida a los estudiantes en la puerta y diríjalos a sus asientos.
Este simple acto asegura que los estudiantes entren al salón de clase de una manera ordenada y permite que usted tenga un contacto inmediato con cada estudiante.

• Preséntese a los estudiantes y aprenda sus nombres tan rápido como sea posible.
El saber los nombres de los estudiantes le permite a usted hacer una conexión personal. El llamar a los estudiantes por su nombre, le ayuda a construir relaciones positivas y le permite manejar rápidamente el mal comportamiento.

• Presente a los estudiantes los unos a los otros.
Cree un modo placentero para que los estudiantes se conozcan los unos a los otros y se sientan cómodos al participar en las actividades de clase. 

• Enseñe los procedimientos que se necesitan inmediatamente y presente sus reglas de conducta.
Enseñe sus procedimientos y reglas de la misma manera que usted lo haría con el contenido de un curso. Los procedimientos relacionados a las necesidades personales de los estudiantes (tales como dónde guardar sus pertenencias y cómo obtener la atención del maestro) se deben de explicar y practicar inmediatamente. Luego introduzca sus reglas y dé a los estudiantes la oportunidad de discutir el significado de las mismass. Dé ejemplos específicos. El ayudar a los estudiantes a que entiendan el razonamiento de estas reglas, los alienta a aceptarlas y prestar su cooperación.

• Introduzca a los estudiantes al salón de clase.
Que los estudiantes se familiaricen con el salón de clase al describirle cada área y cómo será utilizada. Cuando los estudiantes saben dónde ir y dónde encontrar las cosas, ayuda a eliminar las interrupciones inesperadas y preguntas innecesarias.

• Dirija una actividad de aprendizaje que sea simple y divertida.
Planifique una lección introductoria que despierte interés en su curso. Al incluir una actividad académica apropiada el primer día, es una señal de que su clase es un lugar para aprender y un lugar donde los estudiantes serán productivos y exitosos.

• Planifique un contacto máximo con sus estudiantes.
Considere impartir instrucción a la clase entera a fin de tener máximo contacto con todos los estudiantes. Pasee alrededor del salón y establezca su presencia, y quédese con la clase a menos que sea absolutamente necesario que salga del salón. Si llegan
algunos visitantes, invítelos para una estadía breve o solicíteles que regresen a una hora determinada.

En resumen, sea visible, esté disponible y esté al mando

FUENTE: http://www.dinosaurio.com

ADAPTACIÓN AL PREESCOLAR

El preescolar ofrece muchos beneficios: puede ser un excelente lugar para que los niños interactúen con pares y aprendan lecciones de vida valiosas, como saber compartir, esperar su turno y seguir reglas. También los puede preparar para el jardín de infantes y la etapa posterior.
Pero ir al preescolar conlleva su buena cuota de emociones, tanto para los padres como para los niños. Para un pequeño, el ingreso a un nuevo entorno preescolar, lleno de maestros y niños desconocidos, puede causar tanto ansiedad como anticipación. Los padres podrían tener emociones encontradas acerca de si su niño está preparado para el preescolar.
Cuanto más cómodo esté usted acerca de la decisión y cuanto más familiar pueda hacerse el entorno para su hijo, menos problemas enfrentarán usted y su pequeño.

Aliviar los temores de su hijo

Dedique un tiempo a hablar con su hijo sobre el preescolar, incluso antes de que comience. Antes del primer día, introduzca gradualmente a su hijo en las actividades que suelen desarrollarse en un aula. Para un niño acostumbrado a hacer garabatos con papel y crayones en casa, por ejemplo, será reconfortante descubrir los mismos crayones y papel en su sala de preescolar.
Hacer algunas visitas a la primera sala de preescolar antes del inicio de las clases también puede facilitar la entrada a un territorio desconocido. Ofrece la oportunidad no solo de conocer al maestro del niño y preguntarle por las rutinas y actividades frecuentes, sino también de contarle sobre las rutinas y actividades en casa. Mientras esté en la sala, deje a su hijo explorar y observar la sala y decidir si quiere interactuar con otros niños. La idea es familiarizar a su hijo con la sala y dejar que se sienta a gusto.
También puede preguntar cómo maneja el maestro los primeros días llenos de lágrimas. ¿Cómo se estructurará la primera semana para simplificarle a su hijo la transición?
Si bien debe reconocer este importante paso que su hijo está dando y brindarle apoyo, demasiado énfasis en el cambio podría empeorar la ansiedad. Los niños pequeños pueden captar las señales no verbales de sus padres. Cuando los padres se sienten culpables o preocupados por dejar a su hijo en la escuela, este probablemente lo percibirá.
Cuanto más calmado y confiado esté usted acerca de la decisión de enviarlo al preescolar, más seguro se sentirá su hijo.

El primer día

Cuando entre a la sala el primer día, con tranquilidad vuelva a presentarle al maestro a su hijo; luego tome algo de distancia para que el maestro pueda comenzar a establecer una relación con el niño. Su aprobación del maestro le mostrará a su hijo que se sentirá feliz y seguro al cuidado de él.
Si el niño se aferra a usted o se niega a participar en la clase, no se moleste, ya que el niño podría molestarse más. Las sugerencias para dejar a los niños en el preescolar son sencillas, pero pueden ser difíciles para los padres. Siempre despídase de un modo cariñoso, pero luego de hacerlo, debe irse enseguida. Nunca se marche a escondidas. Aunque parezca tentador, marcharse sin despedirse puede hacer que los niños se sientan abandonados, mientras que una despedida prolongada solo podría servir para reforzar la sensación del niño de que el preescolar es un lugar malo.
Un ritual constante y predecible de despedida puede facilitar la salida. Algunos padres saludan desde afuera de una ventana de la sala o hacen una cara graciosa de adiós, mientras que otros leen un libro corto antes de partir. Los objetos de transición (una foto familiar, un muñeco especial o una manta favorita) también pueden ayudar a consolar a un niño. Además, recuerde que la mayoría de los niños están bien una vez que los padres se van.
Ya sea que su hijo esté entusiasmado o reacio a ir al preescolar, asegúrese de que, cuando llegue por la mañana, un miembro de la escuela esté al alcance para ayudar en el traspaso del niño desde su cuidado hasta la sala. Algunos niños tal vez vayan corriendo al encuentro de sus compañeros, mientras que otros podrían querer unos mimos en privado y un cuento de alguien que los cuide antes de unirse al grupo.
Muchas instituciones preescolares comienzan con un ritual diario, como un momento en ronda, en que los niños y los maestros hablan de lo que hicieron el día anterior y las actividades que se desarrollarán a lo largo del día. Los niños en edad preescolar tienden a responder a este tipo de previsibilidad, y seguir una rutina los ayudará en su transición del hogar a la escuela.

FUENTE: http://kidshealth.org

MOTIVACIÒN A NUESTROS HIJOS/ALUMNOS

COLABORACIÒN ENVIADA POR: FARAH RIOS

Para conseguir que los niños sean ordenados, estudiosos, alegres, sinceros, responsables, y que sean constantes en lo que sea posible, parece difícil pero no lo es tanto. Se puede motivar a los niños, desde la más temprana edad, a que aprendan y sepan lo que esperamos de ellos y para ellos.

La motivación es lo que más puede colaborar en la tarea de educar a los niños, despertando en ellos una acción positiva en todas las tareas que realizan durante su cotidiano.

Fomentar la motivación es fundamental para educar a los niños
Después de conocer las frases que alimentan y estimulan la afectividad de los niños y mejoran su comunicación y diálogo con la familia, es recomendable que se haga un ejercicio. Añade algunas frases que normalmente usas en tu casa con tu hijo al listado abajo. Obsérvalas y verifica de qué forma están motivando a tu hijo. Seguro que tu hijo has presentado un comportamiento deseable.

Presentamos las frases para una motivación positiva y la consecuente relación con la actitud promovida. Las frases positivas deben ser usadas a menudo. Delante de otras personas aumentan su eficacia; pero, en presencia de hermanos pueden producir celos.

Así que hay que tener mucho cuidado para no sobrepasarse en este sentido. Es recomendable sorprender a los hijos haciendo algo bueno para ellos y decirles lo mucho que se les quiere. Hacerlo una vez al día, no sería mala idea. A continuación, encontrarás algunos ejemplos de frases. Primero, aparece lo que dicen los padres y luego la actitud que promueven las palabras en los niños.

Frases positivas para tu hijo
MOTIVACIÓN POSITIVA (frases dichas por los padres a sus hijos) ACTITUD PROMOVIDA (en los hijos)

Has sido capaz de hacerlo - Soy capaz

Muy bien. Yo sé que lo harás - Soy capaz

No dudo de tu buena intención - Soy bueno

Juan tiene un alto concepto de ti - Juan es mi amigo

Si necesitas algo, pídemelo – Amigo

Sé que lo has hecho sin querer - No lo repetiré

Estoy muy orgulloso de ti – Satisfacción

Sabes que te quiero mucho – Amor

Yo sé que eres bueno - Soy bueno

Te felicito por lo que has hecho - Alegría, ganas de mejorar

Qué sorpresa más buena me has dado – Alegría

Cuando me necesites, yo te ayudaré – Amor

Así me gusta, lo has hecho muy bien – Satisfacción

Noto que cada día eres mejor - Ganas de serlo

Creo lo que me dices, sé que lo harás – Confianza

Sabes que quiero para ti lo mejor – Amor

Tú te mereces lo mejor – Satisfacción

No esperaba menos de ti - Confía en mí

Puedes llegar a donde tú quieras - Puedo hacerlo

Seguro que las próximas notas son mejores - Estudiar más

Has aprendido frases positivas, ahora es bueno conocer frases negativas que son muy malas que solo desmotivan a tu hijo. Frases que jamás debemos decir a los niños.
Frases negativas contra tu hijo

- MOTIVACIÓN NEGATIVA (Frases dichas por los padres a sus hijos) - ACTITUD PROMOVIDA (en los hijos)

Eres un desordenado - El desorden

Siempre estás deseando fastidiar- Fastidiar aún más

Debes aprender de tu primo - Rechazo al primo

Así no llegarás a ningún sitio - Temor

Estoy harta de ti - Desamor

Ya no te quiero - Desamor

Aprende de tu hermano - Celos

Quedas castigado - Tristeza, venganza

Siempre te estás peleando - Me gusta pelear

Apártate de mi vista ... no quiero verte - Desamor

No sabes estar quieto - Soy nervioso

Me matas a disgustos - Temor, desamor

Siempre estás peleando - Es lo mío

Cada día te portas peor - Soy así, soy malo

Eres un mentiroso - Lo mío es mentir

No sé cuando vas a aprender - Tristeza. No puedo

No me quieres nada - Desamor. Tristeza

Así no tendrás amigos - Es verdad

Se lo diré a papá cuando venga - Temor. Tristeza

Como sigas así te voy a castigar -Temor

Es importante incorporar a la comunicación con tu hijo frases positivas que alimentan y estimulan la afectividad de los niños y mejoran el diálogo en familia.

Fuente consultada: - Artículo de Pablo Garrido. Profesor del Instituto Europeo de Estudios de la Educación.