sábado, 12 de abril de 2014

Consejos para la Transición a la Escuela Primaria

Consejos para la Transición a la Escuela Primaria

Escrito por: Laura Ann Oliver, Michelle Detwiler, Karra Barber
Cuando el niño/a comienza a asistir a la escuela, los padres deben enfrentarse al hecho de que ya no son las únicas personas responsables del aprendizaje de su hijo/a. Hasta para los padres más involucrados en la educación de sus hijos, esto puede resultar más fácil en la teoría que en la práctica. Los padres de niños con discapacidad pueden sentirse muy ansiosos al momento de permitir que otra persona asuma un rol tan importante en la vida de su hijo/a. Teniendo en cuenta esta situación, podrá sentirse mejor si establece vías de comunicación fluidas con la escuela de su hijo/a, en especial con el maestro de la clase y los paraprofesionales, para así estar seguro de que se le informará todo lo que ocurra durante el tiempo que no comparta con su hijo/a. Es a través de este flujo de comunicación que los padres pueden participar en lo que sucede en la vida de su hijo/a cuando pasa a formar parte de un nuevo contexto educativo.
Ya que las experiencias educativas tempranas pueden tener un gran impacto sobre la forma en que los niños perciben el aprendizaje en sí mismo a lo largo de la vida, es importante lograr que la vivencia escolar sea lo más positiva posible tanto para usted como para su hijo/a. Antes de la transición, familiarícese lo más posible acerca de lo que sucede en la escuela de su hijo/a. Para que la transición a la nueva situación sea lo más natural posible, se pueden aliviar los sentimientos de ansiedad y expectativa si se visita el salón de clases, si se conoce al futuro maestro(s) y si se logra comprender las opciones educativas.

Antes del Primer día de Clases

En el caso de las familias de personas con discapacidad, es necesario prepararse para la experiencia educativa de la primera infancia con cierta anterioridad al comienzo del año escolar. Los consejos a continuación se centran en determinadas áreas que los padres deben tener en cuenta al momento que sus hijos realizan la transición a la escuela por primera vez, así como también para las transiciones que tienen lugar antes de entrar a la primaria. A través de una meticulosa preparación, tanto los padres como el futuro maestro lograrán sentirse más seguros con respecto al futuro. Además, es de esta manera que los padres y los maestros tendrán la oportunidad de prever y resolver posibles inquietudes antes de que surjan problemas verdaderos. En esencia, si se adopta una actitud proactiva, será posible afianzar la cooperación entre la escuela y el hogar.
Para la mayoría de los niños, las experiencias educativas tempranas tienen un gran impacto en el resto de la vida educativa. Esto quiere decir que las experiencias tempranas positivas constituyen una sólida base para el aprendizaje, así como también para un futuro exitoso. De hecho, tanto padres como maestros consideran que la forma en que se siente un niño/a con respecto a la escuela es decisiva a la hora de realizar la transición hacia un entorno escolar nuevo. Como resultado, los padres juegan un rol fundamental a la hora de fomentar en sus hijos creencias positivas acerca de la vida escolar.

Consejos para la Transición a la Educación en la Primera Infancia

  1. Muestre entusiasmo por asistir a la escuela.Recuérdele a su hijo/a todas las actividades «nuevas y emocionantes» que realizarán allí. Para prepararse de mejor manera, consúltele al futuro maestro de su hijo/a sobre el contenido de algunas de las lecciones a tratar en el salón de clases, en particular durante las primeras semanas del año escolar. Si bien los niños funcionan a diferentes niveles cognitivos, por lo general, logran reconocer el entusiasmo y la actitud positiva de los padres. Cuando el niño/a realiza la transición del hogar a la escuela por vez primera, se debe poner más énfasis y mostrar aún mayor entusiasmo a la hora de explicar lo que va suceder allí. Tanto el entorno como los procedimientos de la escuela constituyen una experiencia completamente nueva; de ahí la vital importancia que tiene para los padres prepararse adecuadamente y mantener una actitud positiva.
  2. Visite la escuela. Aproveche para conocer a los maestros, administradores y otros integrantes del personal de la escuela, tales como la enfermera. Esta visita orientativa lo ayudará a conocer mejor la filosofía y las prácticas que prevalecen en el nuevo entorno educativo.
  3. Visite la futura clase de su hijo y su maestro(s).Podrá así ser testigo de la forma en que el maestro lleva la clase. Además, puede ser un buen momento para determinar si el entorno de dicha clase podría ocasionar algún problema de accesibilidad para la discapacidad específica de su hijo/a.
  4. Escriba una breve reseña de aquello que le gustaría que el maestro o el personal escolar supiera acerca de su hijo/a.
  5. Concierte una cita para que su hijo/a conozca a su nuevo maestro antes de que empiecen las clases. Las presentaciones previas ayudan a aliviar la ansiedad que puede ocasionar el hecho de comenzar el año escolar junto con una persona desconocida. Además, podrá ser útil también para el maestro observar a su hijo/a en el entorno de aprendizaje actual para poder así preparar mejor las lecciones futuras y así satisfacer las necesidades de su hijo/a.

Comienzo de Clases

Al fin llegó el primer día de clases. Usted sabe que hizo todo lo posible para prepararse y preparar a su hijo/a. ¿Pero qué puede hacer para facilitar la transición para su hijo/a?

A continuación presentamos algunos consejos adicionales para los primeros días o semanas de clases:

  1. Muchos niños se fatigan mucho debido a los nuevos entornos y rutinas. De ahí la importancia de asegurarse de que su hijo/a duerma lo suficiente, en especial durante la primera semana de clases. Fijar una hora para ir a dormir puede ayudar a aliviar la tensión.
  2. Prepare un desayuno saludable para que el comienzo de cada día sea óptimo. La sensación de hambre puede llegar a ser una distracción, en especial para los niños pequeños. Con el estómago lleno podrán concentrarse mejor en el trabajo que se realiza en clase.
  3. El momento de la despedida. Hágala breve.La despedida puede ser un momento difícil tanto para los padres como para el hijo/a. Recuerde que su hijo/a percibe la forma en que usted se siente, por lo que debe procurar mantener una actitud positiva y entusiasta. Además, si se establece una rutina de despedida especial, por ejemplo un abrazo y un choque de manos, la separación será mucho menos estresante.
  4. A medida que avanza el año, haga lo posible por respetar las rutinas de la mañana. Instaure un orden en las actividades que se realizan antes de ir a la escuela. A través de la coherencia, el niño/a podrá ajustarse mejor a la nueva situación ya que se sentirá más seguro.
  5. Adopte una actitud proactiva: asista a las charlas con los maestros y otras reuniones importantes. También haga lo posible por asistir a las actividades escolares que son abiertas para padres. Es a través de su participación que su hijo/a estará más feliz y que el maestro tendrá la certeza de la importancia que la educación de su hijo/a tiene para usted.
  6. Manténgase en contacto con el maestro durante todo el año para que su hijo/a esté preparado para enfrentar los cambios o transiciones importantes que puedan tener lugar en la escuela. De ser posible, procure no introducir ninguna modificación importante en el hogar mientras el niño/a esté pasando por experiencias de transición en la escuela.

El Fin del Año Escolar

Finalmente, usted y su hijo/a han forjado una buena relación con el maestro. Sin embargo, en algún momento habrá que enfrentar nuevos desafíos educativos. A lo largo de los primeros años de la educación, la finalización del año escolar marcará una nueva transición para su hijo/a, transición para la cual deberá prepararse nuevamente. El maestro actual podrá brindar información muy valiosa acerca de los pasos a seguir. Despedirse del maestro actual puede ser muy difícil para su hijo/a, por lo que es importante que el maestro participe del proceso de transición para que la inevitable separación sea lo más natural posible. Será necesario que adopte muchas de las prácticas instauradas al comienzo del corriente año a la hora de prepararse para el próximo año escolar. Recuerde que si está preparado correctamente y si logra establecer vías de comunicación fluidas con el personal de la escuela y los maestros, su hijo/a podrá atravesar las transiciones con mayor seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario